Escritor

En 2005 publiqué mi primer libro titulado Juglares hispanoamericanos (2005). 477 pg. Publicación independiente, ISBN: 958-708-154-4, que contiene las reseñas y datos biográficos de más de 2.300 artistas entre autores, compositores e intérpretes, y que es el resultado de más de 13 años de investigación.

Mi segundo libro se titula Las músicas andinas colombianas en los albores del siglo XXI (2019), 587 pg., editado por la División de Publicaciones, de la Universidad Industrial de Santander (UIS), ISBN: 978-958-52438-1-1.

En 2021 publiqué mi libro titulado Cada canción, una historia, 344 pg., Publicación independiente, ISBN: 978-958-49-3770-4, que contiene 107 canciones mías, con el texto, la partitura, el cifrado para guitarra, la historia y las anécdotas de cada una de ellas. En 2024 publique mi libro de poemas titulado Mi yo lírico, 204 pg., Publicación independiente, ISBN: 978-628-01-2772-9.
Actualmente tengo dos obras en proceso de pre producción: Juglares Colombianos y mi primera novela.

Apartes de mi más reciente libro:

Mi yo lírico – Antes de que la IA se vuelva poeta

Esta selección consiste en la recopilación de varios poemas escritos entre 1997 y 2023, en los cuales plasmo mi manera de ver la vida, el amor y todo lo que me rodea.

Son, a la vez, reflejos y destellos de las experiencias y personas que han dejado huella en mí. Están llenos de vivencias, sentimientos, emociones y pensamientos, todos conceptos subjetivos.

La historia de la humanidad nos dice que el origen de la poesía está ligado, por un lado, a la necesidad de dar sentido a la vida y al mundo y, por otro, de recordarnos, permanentemente, ese sentido; y que los poetas, al ser seres sensibles y observadores, son los encargados de llevar a cabo esas dos tareas.

Las realidades y las fantasías se expresan a través de las palabras y cuando estas no encuentran el término exacto se acude a la poesía.

Creo que al ser cantautor tengo un poco de poeta y un poco de músico. Pero hay algo muy extraño en mi proceso creativo: cuando compongo una canción brotan juntas la letra y la música, y cuando escribo un poema no soy capaz –así lo intente con ahínco– de musicalizarlo. Estoy convencido de que los textos de las canciones y los de los poemas son dos mundos distintos y distantes, así ambos tengan ritmo, cadencia y musicalidad.

Espera
Se me hace agua la boca,
en mi estómago hay mariposas,
cuando dices esas cosas
que delirio me provocan.

Y algo en mí se humedece
cuando me dices que sí
y se vuelve frenesí…
y si te pienso, se crece.

Tu cuerpo quiere que lo riegue
con mis besos, mis abrazos…
el mío añora tus brazos…
Espera a que la noche llegue.

***

Rutina fúnebre
Todos los días
–sin falta–
leía y releía el obituario
que publicaba el diario
–el único de mi ciudad–
en las páginas dos y tres.
Y suspiraba tranquila
cuando por fin comprobaba
que su nombre y apellidos
en esas hojas no estaban.
Lo raro es que repetía
–con pertinaz insistencia–
que cada día vivido
le pesaba más la existencia.

¡No más!
Ya me cansé de los emoticones.

Quiero advertir,
en vivo y en directo,
tus gestos y tus emociones.

Quiero verte y escucharte.
No más chats,
ni más mensajes de texto.
Ven, que lo que quiero es abrazarte.

***

Autoconsejo
Que te olvide.
Todos los días lo intento
y alguna excusa me invento
al no poderlo lograr.

¡Que te olvide!
a mi corazón se lo ruego
y se lo ordeno luego,
mas no me quiere escuchar.